Es un certificado emitido por una agencia de inspección gubernamental autorizada que confirma que la instalación y / o la carga se ha inspeccionado y cumple con los requisitos sanitarios mínimos. Generalmente se requieren para las instalaciones de procesamiento de alimentos y carne, instalaciones de fabricación de semillas y cualquier alimento, semilla o ganado transportado a través de las fronteras internacionales. Las jurisdicciones locales también pueden requerir inspecciones y certificados sanitarios para restaurantes y otros vendedores de alimentos.

             Para la apertura y el inicio de las operaciones de una empresa, es necesario cumplir con una serie de procedimientos y requisitos que varían según la actividad a realizar. Por lo tanto, en algunos casos, la actividad o transferencia implica obtener permisos de una agencia gubernamental, como una licencia de salud otorgada por el Ministerio de Salud o la Secretaria de Salud, según el país.

               La licencia sanitaria consiste en la autorización otorgada a los establecimientos cuyas actividades pueden poner en peligro la salud de la población, para que cumplan con las condiciones sanitarias establecidas en la ley y otras disposiciones aplicables.

               En general requieren autorización sanitaria para su funcionamiento, establecimientos que se dedican a:

  • Proceso de narcóticos y psicotrópicos; Suero vacunas antitoxinas y antitoxinas de origen animal; y hemoderivados.
  • Preparación, fabricación o preparación de medicamentos, pesticidas, nutrientes vegetales o sustancias tóxicas o peligrosas.
  • Aplicación de plaguicidas.
  • Uso de fuentes de radiación con fines médicos o diagnósticos.
  • Establecimientos en los que se practican actos quirúrgicos u obstétricos.

Tipos de Licencia Sanitaria

Licencia de operación previa para la fabricación, esterilización, agrupación e importación de dispositivos médicos.

Este tipo de licencia se concede por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios cuyas siglas son (AEMPS), en el plazo de 3 a 6 meses, que depende del período de tiempo en que se lleve a cabo una inspección de las instalaciones. Para obtener estas licencias, es necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • Abono de tarifas: hay que adjuntar el comprobante de pago de las tarifas a la solicitud de autorización.
  • Director técnico: ha de ser un graduado en Medicina, Veterinaria, Farmacia u Odontología, que deberán proporcionar sus servicios al menos 10 horas por semana. En el caso de los productos de electro medicina, estas tareas pueden ser realizadas por un Ingeniero técnico o superior.
  • Instalaciones: deben sus propias instalaciones, aunque también se permite que sean subcontratadas, y deben ser adecuadas para esterilizar, agrupar, esterilizar o importar.
  • Disponer de un seguro de responsabilidad civil: el seguro debe estar disponible para cubrir aquellos casos en los que los pacientes pueden haberse visto afectados por el uso de productos de salud manufacturados, esterilizados, agrupados, o procedentes de la importación.
  • Informe técnico: deberá proporcionarse toda aquella documentación de caracter técnico necesaria sobre productos, procesos estandarizados de trabajo, instalaciones, etc,  necesarios para garantizar el cumplimiento de los requisitos que se establecen en la Directiva (CE) 93/42 de dispositivos médicos.

Licencia de operación previa para la fabricación, importación y exportación de alimentos:

El Registro Sanitario General de Empresas de Alimentos, regulado por el Real Decreto 191/2011, se adjunta a la Agencia Española de Asuntos del Consumidor, Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Salud, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), y tiene como objetivo proteger la salud pública y los intereses de los usuarios, facilitando el control oficial de las empresas, los derechos y los productos en el momento de la inscripción.

Esta licencia sanitaria forma parte de la certificación de seguridad alimentaria, la cual es una verificación de que los productos, procesos o sistemas en la cadena de suministro de alimentos cumplen con los estándares de seguridad alimentaria aceptados. Es distinto de otros sistemas de prueba de conformidad, como declaraciones de proveedores, informes de pruebas de laboratorio o informes de organismos de inspección.

La certificación de inocuidad de los alimentos se basa en los resultados de las pruebas, inspecciones y auditorías, y confiere confianza al consumidor porque los productos y / o sistemas de una organización están siendo evaluados a fondo según los estándares aceptados de la industria nacional e internacional por un tercer organismo competente.

La certificación del producto atestigua que un producto alimenticio cumple con las características de seguridad, aptitud para el uso y / o intercambiabilidad definidas en las normas y en las especificaciones complementarias de las normas, cuando el mercado las solicita.

Esta certificación sanitaria o licencia sanitaria la deben solicitar panaderías, pastelerías, restaurantes y cualquier negocio que maneje alimentos. Cabe destacar que el negocio debe tener su licencia sanitaria y cada trabajador debe tenerlo también, ya que lo acredita para el manejo de los alimentos

¿Por qué las empresas necesitan una licencia sanitaria?

               La certificación sanitaria o la licencia sanitaria transmite a los consumidores y al mercado, así como a los empleados y partes interesadas, que una empresa del sector alimentario o medico ha cumplido satisfactoriamente los requisitos reconocidos nacional o internacionalmente.

Las personas también necesitan una licencia sanitaria

               Todos los manipuladores de alimentos, incluido el personal de guarderías y hogares de ancianos, deben recibir una capacitación obligatoria del Ministerio de Salud para reducir / eliminar las enfermedades transmitidas por los alimentos. El Curso Básico de Seguridad Alimentaria se enfoca en estrategias para evitar o minimizar la contaminación de los alimentos, y así prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos. Se enfatiza la importancia del almacenamiento adecuado, la prevención de la contaminación cruzada y la buena higiene personal.

               Después de completar el curso, los participantes son elegibles para un Certificado de Manipulador de Alimentos o un Certificado para trabajar en una industria de salud. Tanto en España como alrededor del mundo es muy necesario el permiso sanitario o la licencia sanitaria, ya que eso acredita a la persona o a la empresa que está apto para el manejo de sustancias relacionadas con el sector salud o con el sector alimentario. Asimismo, esta licencia disminuye el riesgo de enfermedades relacionadas a los alimentos como también previene la aparición de clínicas o centros de salud que no cumplan con las normas necesarias para operar.

               En Latinoamérica, este permiso suele tener una duración de un año y debe emitirse por las sucursales del Ministerio de Salud de cada país.

error: Content is protected !!